martes, 24 de abril de 2012




                       Cría de pollos


Desde hace más de 4.500 años el hombre adaptó rápidamente en su dieta el consumo de las aves, sobre todo de aquellas que tenían grandes dificultades para volar. Históricamente se reconoce que los pollos comenzaron a domesticarse en Asia y luego llega Europa a través del comercio realizado con Persia. Diferentes técnicas fueron utilizadas para la cría de estos animales, y a la vez para obtener de ellos el mayor rendimiento posible, teniendo en cuenta que el valor proteico de la carne es prácticamente igual en aves y mamíferos.
Las materias primas utilizadas en la preparación de los alimentos destinados a los pollos son rigurosamente seleccionadas para evitar posibles contaminaciones que puedan afectar a los animales.
En la década del 40, el consumo de pollos era destinado solamente para las grandes celebraciones, como las fiestas de fin de año, y los grandes acontecimientos sociales. Después de la Segunda Guerra Mundial, la demanda de proteínas aumenta en el mundo y se buscó un sustituto a la carne roja, encontrándose la posibilidad en las aves, como ser patos, gallinas, pollos y pavos. En aquella época, la cría de estos animales era muy diferente a la que se desarrolla actualmente, debido a que las aves utilizadas eran aquellas denominadas caseras y de razas específicas, llamadas livianas y pesadas; las primeras utilizadas como grandes ponedoras, y las otras con doble propósito: carne y huevos.

Para obtener mayor cantidad de carne, se procedía al castrado de los machos, generalmente con métodos quirúrgicos, que consistía en quitarles los testículos por medio de un corte en el espacio intercostal de la última costilla y con una pinza se le extraían los testículo; la herida curaba rápidamente y los animales engordaban y acumulaban grasa, que luego eran faenados con más de cuatro meses de vida y un peso superior a los tres kilos.

La llegada de desarrollo genético en la producción animal hizo que se buscarán las mejores cualidades cárnicas de las diferentes razas de gallinas del mercado; debemos recordar que los músculos pectorales de estos animales están muy desarrollados para poder soportar el vuelo, lo mismo que los muslos, preparados para correr y dar impulso en el momento del despegue. Esto llevó a los científicos a buscar los cruzamientos adecuados, para acentuar las características de estos dos componentes musculares, y así, acrecentar su desarrollo mediante fijación de los genes portadores de desarrollo muscular en estas áreas. Después de 1960, se consolida este desarrollo genético y se produce una expansión de lo que se denominó la industria avícola, pasando a tener pollos con más de dos kilos en menos de 90 días. Esto trajo aparejados la bajada de los precios de estos animales y el aumento de consumo por parte de la población.

El desarrollo genético trajo aparejados cambios fundamentales en alimentación de las aves, ya que la mayor masa muscular hizo necesario establecer nuevos requerimientos, sobre todo desde el punto de vista proteico, ya que la estructura muscular está basada en los ladrillos que producen los aminoácidos, y esto se encuentran preferentemente en las proteínas. La genética y el manejo de las aves no se quedó en los años 60, sino que sigue evolucionando, y hoy en día tenemos pollos parrilleros de más de dos kilos en menos de 50 días. Esto conlleva un mayor desarrollo del manejo y una mejor dieta de los animales.

En el Paraguay, los animales genéticamente seleccionados son producidos por grandes plantas avícolas, pero también por pequeños productores que pueden adquirir los pollitos parrilleros para ser criados en forma casera. El detalle fundamental es saber que en cualquiera de los emprendimientos se debe utilizar una técnica de alimentación estrictamente diseñada, para satisfacer los altos requerimientos nutricionales que estos animales tienen. En nuestro país, tenemos las bases elementales para preparar estos alimentos, que son el maíz, la soja, la mandioca, el sorgo y girasol, los cuales son fundamentales para satisfacer los requerimientos nutricionales de estos animales, con el agregado de minerales, vitaminas y aminoácidos que son necesarios para complementar todos los requerimientos del pollo parrillero, que a los 42 días de vida puede entregar dos kilos de peso, con una conversión alimentaria cercana a los dos kilos de alimentos por un kilo de ave.

Como puede apreciarse, en nuestro medio no es necesario el agregado de ningún producto químico para la cría de estos animales, ya sea en forma industrial o casera; las dos requieren la misma genética y el mismo valor nutricional de los alimentos que son obtenidos de diferentes formas.

Hay una tendencia a la combinación de la producción bovina con la cría de aves; esto está basado en el uso de jaulones móviles, donde se pone a las aves de carne o de huevo, se llevan a los lugares donde pastorearon los bovinos, y allí los pollos o gallinas aprovechan el pasto tierno que no pudieron levantar los bovinos, además de ingerir parte de los restos de la fermentación producida por los desechos de estos animales, incorporando vitaminas, minerales y algunos aminoácidos. Estas aves dejan en el lugar sus desechos con mayor aporte de nitrógeno que lo que dejan los rumiantes, y así se logra una producción complementaria, de alto valor biológico y de ayuda a la conservación del ambiente.

La producción de pollos en Paraguay es muy buena, sobre todo porque está garantizado que los alimentos que se utilizan no contienen hormonas, ya que estas no son necesarias para la cría de estos animales, y no se justificaría su uso por el corto tiempo de vida que ellos tienen y su costo sería impracticable en la producción aviar de nuestro medio.

La comercialización del pollo parrillero puede ser realizada en pollo entero, desmenuzado, fresco, congelado, con vísceras o sin vísceras. Es fundamental tener en cuenta ese detalle en el momento de comprar el pollo en cualquiera de las formas. El pollo fresco, que está refrigerado a cuatro grados centígrados, debe ser consumido dentro de las 48 horas; cuando llega el pollo a la casa, se debe quitar el plástico en el cual viene envuelto, luego lavarlo con agua potable y envolverlo en papel de aluminio, nunca debe ser guardado en la heladera con el plástico con el que viene envuelto. Debe ser consumido dentro de las 48 horas.

Los pollos congelados a 11 grados bajo cero, una vez que llegan a la casa se les quita el plástico, se envuelven con papel de aluminio y se los guardan inmediatamente en el congelador. Un pollo congelado si es descongelado, no puede ser vuelto a congelar. Esto es muy importante tener en cuenta para evitar la posible contaminación con la temida enfermedad producida por las salmonellas.

Cuando se va a cocinar un pollo, si es congelado, debe ser previamente descongelado, para que el calor que recibe del exterior en el momento de la cocción llegue en forma uniforme y se cocine totalmente hasta la parte del músculo que llega a hacer contacto con el hueso; no deben quedar partes sanguinolentas, esto debe ser tenido muy en cuenta, sobre todo en la precaución de la posible contaminación con la enfermedad denominada gripe de los pollos.

Se debe considerar la procedencia de los animales en el momento de la compra; esto debe estar garantizado por una marca, que indique la fecha de faenamiento y la del vencimiento, debo recordar que un pollo fresco no puede ser tenido más de 72 horas desde el momento de la salida del frigorífico hasta su consumo.

Los pollos congelados no pueden ser vueltos a congelar un vez descongelados. Con esto podemos determinar que sólo es recomendable el consumo de los pollos producidos en el Paraguay, ya que son los únicos que tienen el tiempo necesario para la llegada al mercado sin violar las normas sanitarias que permiten su consumo tanto fresco como congelado. Si llegaran a venir pollos del extranjero, estos solo pueden ser incorporados mediante transportes en cámaras frigoríficas, con certificado de sanitación veterinario, y luego la entrada al mercado con la inspección veterinaria local.


Consuma lo que Paraguay produce.
Produzca lo que Paraguay y el mundo necesitan.

Recuerde: "El Paraguay puede". Artículos anteriores firmados por el autor
- Agua (22/03/2006)
- Gallinas caseras (15/03/2006)
- Planificación y efectividad en la producción (01/03/2006)
   Más artículos de Dr. P. M. Gibert
Coordinador Dpto. Rural ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario